jueves, 24 de octubre de 2013

Sobre el niqab, su prohibición y otros atuendos que cubren la cara y la expresividad de las personas

El texto siguiente es mi reacción a la "foto argumentativa" de arriba, la cual publicó un amigo mío en un servicio de redes sociales.

------------

La prohibición del velo integral o niqab que deja ver los ojos de la persona me parece más bien el resultado del miedo a tal atuendo (no digo odio al Islam, aunque ello también exista pero entre una minoría). El Estado no debería guiarse por miedos inj
ustificados. Si el terrorismo fuera en Europa un fenómeno extendido seguramente se deberían prohibir las prendas que disimulasen posibles armas/explosivos... pero no lo es, afortunadamente.
Evidentemente no es ningún Estado, ninguna entidad pública europea, la que paga a mujeres por desnudarse y la mayoría de países intentan en mayor o menor medida luchar contra la prostitución (otros, una minoría diría) son más liberales en esta cuestión (como Holanda, Dinamarca..., pocos; o hacen la vista gorda sobre esta cuestión, como a menudo sucede en España). En la cuestión de la prostitución, como en las prendas de vestir de las mujeres musulmanas se mezclan las cuestiones morales y de de derechos/libertades: los estados europeos --todos sin excepción, más o menos activamente-- condenan y luchan contra el tráfico de blancas (así se llama) y la prostitución forzada, es decir el que personas(en general mujeres) suelen ser forzadas a prostituirse. De igual forma se debe luchar contra que a algunas mujeres se les imponga alguna concreta vestimenta u otras actividades que infrinjan sus derechos o libertades. Creo y quiero pensar que se trata de una minoría de las mujeres musulmanas que llevan velo, niqab u otras prendas islámicas las que son forzadas a ello, pero corresponde a la justicia aclararlo y estas mujeres reclamar sus derechos cuando son infringidos. También corresponde al Estado hacer conocer a la gente sus derechos y defender estos derechos y las libertades de sus ciudadanos activamente.

Dicho esto, me parece correcto que se prohíban las prendas que no dejan ver los ojos de una persona o al menos algún otro rasgo físico de la persona, es decir, bajo este principio no se debería prohibir ni el niqab ni las gafas de sol (excepto combinadas...). Me parece que sería importante que al menos los rasgos característicos o expresivos de una persona, como la cara fueran visibles, me parece denigrante (pese a ser la libre elección de una minoría de mujeres) el que se cubran públicamente el rostro. He comprobado que la personalidad y la expresividad de mujeres con el rostro cubierto y los ojos no tan visibles (con niqab) puede ser perceptible -al menos parcialmente- a través de la voz, como me pareció en una tienda en la que la vendedora llevaba niqab durante una reciente visita a Túnez; sin embargo, no es siempre el caso.


Prohibir el niqab me parece ir un poco innecesariamente lejos, también las gafas de sol son legales, ¿verdad?, pese a que cubren buena parte de la expresividad y rasgos de una persona. Sin embargo, sí me parece que el aparecer públicamente debería respectar ciertas reglas sociales, reglas que podríamos también llamar culturales, el que al menos en general el rostro de la persona sea visible. No creo que una persona deba ser criminalizada por llevar un día o una semana gafas de sol o niqab, pero, llevar tales barreras sobre el rostro es cerrar buena parte de la comunicación al resto de la gente. Lo mejor debería ser no criminalizar en absoluto tales cosas, pero influir en cambiarlas por métodos de "poder blando" como la mediación y los trabajadores sociales. Hay gente que no quiere estar en contacto con la sociedad que le rodea (los niños adictos al juego, internet, etc en Japón..., otros asociales en Europa..., algunos "nuevos europeos"/inmigrantes/extranjeros en Europa o en otros países intimidados por la cultura mayoritaria o que no se sienten cómodos en tal contexto/nuevo contexto...), sin embargo no se debe criminalizar a alguien por ser asocial o no querer aprender, conocer o adaptarse a la sociedad y cultura en la que vive. Por supuesto algunos niveles de adaptación son necesarios puesto que hay leyes en cada estado y no son necesariamente "antimusulmanas" sino que afectan a todos y a menudo no han sido hechas para influir sobre ninguna comunidad religiosa o subgrupo en concreto (por ej: la prohibición de sacrificar animales en privado o públicamente sin permisos especiales... obedece a razones de sanidad con décadas de antigüedad; las necesidades de las tradiciones de la comunidad musulmana exigen adaptación en ambos actores, la comunidad islámica europea y las sociedades europeas, siempre se pueden encontrar soluciones para preservar por ejemplo las garantías de salubridad necesarias). Siendo una minoría de la sociedad es más difícil influir en ella, sus leyes, sus empresas, sus costumbres, etc, pero es posible, sobretodo si las campañas se hacen didácticamente y de una forma adecuada, coordinada, ordenada, persistente... A veces los deseos de las minorías se cumplen otras veces, como es natural, no, lo cual también hay que saber entender, lo mismo pasa en todas las sociedades y países y creo la sociedad europea no es necesariamente la más cerrada de las que hay en el mundo. Al menos el sistema de representación democrática y elecciones libres permite cierta influencia pública, también de las minorías.


En mi opinión el niqab daña la libertad, la libertad expresiva de las mujeres, tal como la publicidad occidental que lleva a muchas mujeres a obsesionarse con su peso o incluso a desórdenes alimenticios, pero corresponde a las mujeres mismas tomar sus decisiones a este respecto. No se debe multar o meter en la cárcel a nadie por no comer lo suficiente o ponerse niqab. Pero ninguna de las dos costumbres me parece deseable desde el punto de vista del individuo ni la sociedad.

El Islam considera que el atractivo y la belleza de las mujeres deben cubrirse para proteger a las mujeres de agresiones masculinas, pero también hay otras formas de proteger a las mujeres, como enseñar a los hombres a ser respetuosos, no violentos... También se podría decir que la expresión facial o física de algunos hombres provoca que otros hombres sean violentos, pero no por ello se obliga a los hombres a cubrir sus --a veces violentos-- rostros, etc.

Me he explicado de forma bastante extensa, pero espero que mi punto de vista sea de interés para algunos, los que son musulmanes y los que no. Además, mis argumentos van más allá de limitarse a una religión, a una sola cultura o país.