domingo, 20 de abril de 2008

“Son Latin Kings, pero están cantando”

Carlos Piegari, coordinador de asuntos juveniles de Fedelatina (Federación de Entidades Latinoamericanas de Cataluña)


















Carlos Piegari llegó en 2004 de Argentina y es periodista, cuando se le pregunta por la imagen que trasmiten los medios de los inmigrantes, aclara que no se puede generalizar y considera que hay una clara diferencia entre el buen tratamiento que hace la televisión pública tanto española como catalana y el enfoque poco responsable de muchas cadenas privadas. Piegari destaca también la importancia de la prensa de proximidad dirigida por los propios inmigrantes, semanarios rumanos, diarios latinos... Y este fenómeno no sólo se da en prensa, los inmigrantes también dirigen medios de televisión y radio.

Piegari es bastante autocrítico y afirma: “La imagen es construcción de dos, el que mira y el que hace”. Según él, el periodista puede deformar un hecho, pero destaca también el papel de los inmigrantes para hacer más difícil a los periodistas publicar falsedades. Lo primero que les dicen a los chicos en Fedelatina, cuenta Piegari, es que si les viene un fotógrafo pidiéndoles que le hagan el gesto de los Latin King, que no se lo hagan. “Luego viene un chico quejándose porque lo sacaron en el diario como si fuese un pandillero, y yo les digo que el problema también es suyo por hacer el gesto que le pedían”.

Carlos Piegari tiene dos anécdotas sobre el tratamiento sesgado y manipulador de los medios. La asociación que dirige fue la encargada de intentar integrar a los Latin King para que abandonasen las acciones violentas, lo lograron con un tercio de los miembros de la banda, que se reúnen semanalmente en los espacios de Fedelatina para participar en diversas actividades culturales o formativas, “ya casi no cabemos aquí”, cuenta Piegari que ha de lograr realizar actividades que les resulten interesantes a los chicos utilizando los escaso metros de la asociación, por lo cual reciben ayudas de la Generalitat. Precisamente esta reconversión de los Latin King recibió una atención mediática muy grande y el año pasado, cuando Piegari estaba en la Feria de Abril de Barcelona con un grupo de chicos latinoamericanos que cantaban en coro, un periodista le acusó de que sus chicos cantores eran en realidad Latin Kings, “me dijo que estábamos ocultando Latin Kings”. “No son Latin Kings son chicos que cantan”, le respondió. Pero el periodista había ido a hablar con los chicos animándolos a contar que eran o habían sido Latin Kings, así que le dijo a Piegari “yo lo gravé y me dijeron que eran Latin Kings”. Lo que Carlos Piegari no quería admitir es que esos chicos se dedicaban a realizar actividades violentas, y aunque hubieran sido alguna vez Latin Kings, precisamente de lo que se encarga su asociación es de que abandonen las actividades violentas, así que le respondió: “De acuerdo, son Latin Kings, pero están cantando”.

La otra anécdota la vivió dentro mismo de su asociación, “vinieron de Tele 5 a gravar un programa sobre los Latin King”. El problema, sin embargo, fue que lo introdujeron en un programa dirigido por Mercedes Milà que “a priori”, quería demostrar que España está siendo invadida por bandas latinas”. La televisión privada “no da el tono” en el tratamiento del tema de la inmigración, explica Piegari, “no creo que la privada tenga que estar libre de control”, afirma.

Aún así, Carlos Piegari niega que el tratamiento de la inmigración en los medios sea malo en general, “se matiene más o menos dentro de los códigos deontológico”. Pero Piegari critica las constantes generalizaciones, “si hay una banda” y está formada por peruanos el medio dirá “la banda de los peruanos”, explica. Lo que critica Piegari es que se destaquen nacionalidades, ya que si un crimen lo han cometido unos catalanes no se subraya este aspecto.

Piegari nos cuenta otro caso en que los medios dieron un mal tratamiento desde su punto de vista. “El periodista partió de un hecho real”, explica, una pelea entre latinoamericanos delante de una discoteca, “¡pero el titular!”, se indigna Piegari, ya que titularon <>. “El nombre que le das a las cosas es la interpretación que transmites”, explica Piegari, “lo que dices puede ser cierto, pero la idea que transmites [por ejemplo la de que los latinos son violentos] no”.

¿Cómo repercuten los mensajes de los medios en la opinión pública? “Mucho”, responde Piegari, “lo leí en el periódico”, “lo vi en la tele” o “lo encontré en internet”, cuenta que dice la gente como si el hecho de aparecer publicado ya le confiriese un estatus de dogma. ¿Son los españoles cínicos o hipócritas? “¡No, no!” responde taxativo el periodista argentino y destaca por ejemplo la calidad de gran parte de la prensa española, que queda muy lejos, según afirma, del racismo del que hace gala a menudo por ejemplo la prensa italiana o francesa.

Piegari se declara contrario a todos los nacionalismos, “yo soy enemigo de los nacionalismos”. Los nacionalismos, considera, “se crearon con el culo, con calzador, en todos los países y en todos los continentes”.

Piegari afirma también que utilizar a los inmigrantes “es una forma fácil de atacar a Zapatero y a la izquierda”. Pero se pregunta: “¿Porqué es un problema la inmigración?”. Piegari tiene datos fehacientes de los efectos positivos de la inmigración en muchos sectores, “los inmigrantes evitaron que la crisis de la construcción se produjera mucho antes”, afirma, “porque eran ya los únicos a los que podía convencer de que se hipotecaran”. Lo mismo ha sucedido, explica Piegari, en sectores como el de los electrodomésticos o la telefonía móvil, que sin los inmigrantes estarían en crisis. Piegari apunta que los principales perjudicados cuando se produce una desaceleración económica son los inmigrantes, “si algún catalán quisiera encontrar trabajo de camarero, limpiador..., no encontraría?”. “El inmigrante es el proletario de hoy en día”, explica Piegari.

Entrevista y redacción, Roberto Blanco